“Repasemos”

Share Button

Hace cuatro años que estoy yendo a ver el fútbol sala en la trimilenaria, pero nuca había vivido tanta emoción como la que se pudo vivir esta última temporada en el Pabellón Municipal, la eterna “Bombonera”. Fue una temporada de infarto en la que todos los aficionados de este equipo de sufridores vivimos un sueño que desde hacía años llevábamos buscando, el ascenso directo a la División de Honor del Fútbol Sala, privilegio que uno de los cuatro primeros dentro de la División de Plata en el Futsal Nacional.

Pero repasemos. La pretemporada pasada debemos considerarla irregular, obtuvimos una victoria fácil contra el equipo galo París Acassa, un encuentro cómodo contra un equipo muy inferior, el cual ganamos con facilidad. El segundo partido fue la final de la Copa Presidente, partido en el que El Pozo Murcia nos dio una buena lección, nos puso los pies en el suelo y nos hizo plantearnos si la temporada sería otra vez como la anterior, una temporada en la que casi alcanzamos el ascenso pero nos quedamos a las puertas. Pero el conjunto de Guillamón nos demostraría que los sueños son para cumplirse.

La temporada no pudo empezar mejor para el Plásticos Romero, victoria a domicilio ante el Cidade de Narón, una victoria bastante sufrida en al que ganamos por la mínima, lo que nos demuestra que en el Fútbol Sala todo es posible. La segunda jornada en casa fue una victoria fácil ante el Gran Canaria, victoria por 4-1 en la “Bombonera”, un partido que todos los aficionados disfrutamos hasta el último segundo con el buen juego del conjunto naranja y blanco.

Tercera jornada y tercera victoria del equipo de Juan Carlos  Guillamón, un 0-6 ante el Prone Lugo, repasico a los galaicos que no pudieron hacer mucho. Continuamos cosechando victorias de igual forma en copa del rey, que en su primera jornada obtuvimos una bonita victoria. En liga seguíamos imparables ganando de nuevo en casa ante el Valdepeñas, rival que en anteriores entregas ya nos había causado algún que otro susto.

P2200417

Entre tanto y tanto, llegó la gran noticia: tendríamos que medirnos ante El Pozo Murcia en Copa, se vaticinaba tragedia en Copa. Y así fue, no nos era suficiente con un 1-9 en la Presidente, y perdimos con un 0-8. Se nos esfumó el sueño de Copa, y muchos vimos como el sueño de ser de primera sería, cuanto menos, difícil.

A continuación, se encadenarían dos encuentros en liga en los que los de Guillamón no obtendrían la victoria, el primero con una derrota en casa ante el Barça B y el segundo sería el empate a cuatro en casa del O Parrulo, equipo ante el que la temporada anterior habíamos vencido por por casi diez goles.

Volveríamos a ganar ante el Segovia en casa, equipo de un ex del Plásticos Romero, Juan Fran, jugador destacado en el conjunto cartagenerista y goleador en la “Bombonera” ante su ex equipo, único gol del Segovia en el encuentro, frente a los tres que metió el equipo de Juan Carlos Guillamón, en un encuentro en el que la afición volvió a retomar las esperanzas del ascenso directo. La siguiente jornada finalizó con una derrota ante el conjunto verdiblanco de la ciudad de Sevilla, resultado que nos alejaba de las posibilidades de ganar una liga que encabezaba el Pozo Ciudad de Murcia.

El Puertollano recibió la rabia de la derrota del partido anterior con nueve tantos por parte del Plásticos Romero, un gran resultado que nos volvió a insuflar ánimos para seguir con la lucha. Y esta racha continuó durante dos partidos más, ante el Hércules y el Melilla, las dos fuera de Cartagena.

P2200397

La primera mitad de la liga finalizó con una derrota ante el eterno rival y merecido líder de segunda división, El Pozo Ciudad de Murcia. La primera mitad, por lo tanto, fue bastante regular, con derrotas puntuales, pero duras.

La vuelta de vacaciones de Navidad supuso una victoria ante el Cidade de Narón en casa y victoria a domicilio ante el Gran Canaria con pocos goles. Volvía una racha ganadora de tres partidos, ganando ante el Prone Lugo, pero empatando en Valdepeñas en el Virgen de la Cabeza por cinco goles. El siguiente partido no se jugaría y se dio la victoria al Cartagena por cuatro goles ante el Zamora, debido a que este equipo sufriría una suspensión de pagos y la Federación de Fútbol Sala decidió descenderlo sin posibilidad de enfrentarse a ningún otro equipo.

Volvimos a perder contra el FC Barcelona Lassa en el Joan Gamper, pero ganaríamos en casa contra el O Parrulo de Ferrol, partido benéfico en el que todo lo recaudado serviría para que un niño, Andresito, pudiese ser operado de la vista. La siguiente jornada empataríamos contra el Segovia. El final de la temporada se acercaba, un fin de temporada que aún no sé como no hubo nadie que falleciese por un infarto de miocardio.

Ganamos ante el Betis, con un gol de Elián en el último segundo, un gol que el Pabellón Municipal celebró por todo lo alto, ya que nos reafirmaba en la segunda posición y tendríamos el ascenso directo a primera división, pues la liga ya la habíamos dado por perdida teniendo al Pozo a más de cinco puntos. Y volvimos a ganar, esta vez ante el Puertollano y por cuatro goles a cero. Pero la alegría duraría poco. Quedaban tres jornadas para el final de la liga y nos tocaba ganar si o si ante nuestro más directo rival, el Hércules, que nos goleó por nueve tantos a dos, quedándonos tan solo a tres puntos. Volvíamos a sufrir. Los aficionados de este equipo estábamos rezando: “Otra vez como la temporada pasada no, por favor”, le rezábamos a la Virgen de la Caridad. Y ella intercedió.

P2200455

Última jornada en casa, máxima tensión, todos, incluso los que no pudimos ir, le rezábamos a nuestra patrona para que nos ayudase a ganar este encuentro frente al Melilla. Al fin de la primera parte el electrónico indicaba que perdíamos. Pero entonces se obró el milagro. En la segunda mitad, los nuestros encajaron tres goles. Todos a la cancha. Se esperó a que terminase el encuentro entre el Hércules y el Pozo B. El Hércules pierde, nuestros vecinos de la capital habían hecho los deberes y nos facilitaron un ascenso a primera sin sufrimientos. Toda Cartagena se echó a la calle para celebrar el soñado ascenso. Por fin éramos de primera. Por todos lados se oían los cánticos. La última jornada de la liga fue contra el campeón, contra el Pozo B, que supuso otra victoria, muy ajustada, contra el conjunto murciano.

El ascenso soñado ya es posible, somos oficialmente de primera, pero pisemos fuerte la tierra, porque nos espera una temporada que va a ser casi tan emocionante como la anterior. Volvemos a la categoría a la que siempre debió pertenecer este club, el cielo dorado de todo equipo de futsal. El mismísimo alcalde, don José López, ha concedido una partida de dinero al equipo a nuestro equipo en concepto de premio, y ha dicho que intentará que el Palacio de los Deportes que se encuentra en la Carretera de Tentegorra pueda ser utilizado para la disputa de la competición esta próxima temporada, lo que implicaría que sobre diciembre podríamos disfrutar de estas instalaciones.

Nos espera una temporada apasionante.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *